MANAR MATRONAS

es Español
es Español

Blog

Lactancia y vuelta al trabajo: consejos muy prácticos

Cuando se acerca la vuelta al trabajo, una de las principales preocupaciones de las madres lactantes es el MANTENIMIENTO DE SU LACTANCIA. Si como estás pensando que no vas a poder mantener tu lactancia y conciliar trabajo y vida familiar, desde Manar Matronas nos gustaría decirte que: ¡SÍ SE PUEDE!

Si bien es cierto, que la situación actual en España respecto a las bajas de maternidad y a la conciliación familiar no es ni de lejos la ideal, con una buena organización podemos conseguir un equilibrio perfecto.

Lo primero que necesitas es un PLAN DE LACTANCIA INDIVIDUALIZADO. Para ello, debemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Deseas continuar lactancia materna exclusiva hasta los seis meses o elegir otro tipo de alimentación? Es importante recordar que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda continuar con la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad, a partir del cual se aconseja la introducción de la alimentación complementaria.
  • ¿Quién va a estar al cuidado de su bebé durante las horas que no esté? Con esta pregunta nos referimos a si el cuidador va a ser el padre, familiar u otro cuidador. Nos gustaría recalcar que el bebé NO necesita ningún tipo de preparación para acostumbrarse a su nueva forma de alimentación; mientras madre e hijo estén juntos deben aprovechar cada momento sin forzar situaciones probablemente negativas para ambos.
  • ¿Cuánto tiempo va a estar la madre fuera de casa? Esto va a depender del tipo de trabajo o de jornada que tenga la madre.

¿Cómo debo planificarme?

Si conocemos con suficiente antelación la fecha de vuelta al trabajo, podemos planificarnos y comenzar a trabajar en nuestro PLAN DE LACTANCIA, para ello podemos ayudarnos de un profesional sanitario experto que nos guíe. En nuestra Web podrás encontrar talleres que te proporcionarán tips y consejos individualizados para conseguirlo.

Uno de los recursos que nos hará más fácil el camino, será la creación de nuestro propio banco de leche. Un pequeño almacenaje de leche a lo largo de los primeros meses de vida nos va a servir para tener una opción B para algún imprevisto que pueda surgir.

Consejos para la creación del banco de leche propio:

  • Comenzaremos aproximadamente un mes antes de la incorporación al trabajo
  • Recuerda que el sacaleches NO es tan efectivo como tu bebé, por lo que al principio saldrá poca leche.
  • Si simplemente necesitas el banco de leche para una pequeña reserva, con 300 – 500 ml es suficiente.
  • Congelaremos la leche en pequeñas cantidades (50-100 ml). Cuando la leche entra en contacto con la boca del bebé hay de desecharla.
  • Puedes realizar las extracciones en cualquier momento del día, pero es importante que te encuentres tranquila y relajada. Un buen truco puede ser realizar la extracción justo después de la toma para aprovechar los picos hormonales.

¿Cómo hacer una extracción de leche segura en el trabajo?

En primer lugar, para realizar una extracción de leche segura en el trabajo, tenemos que cerciorarnos de que existe un lugar adecuado para ello. Es importante que la madre tenga un espacio en el que se encuentre cómoda y tranquila, como puede ser por ejemplo, una sala de lactancia.

Para realizar la extracción debemos disponer de un sacaleches, bien sea mecánico o eléctrico, este último más recomendable por su mayor rapidez y comodidad. La leche que extraigamos debemos recogerla en pequeñas bolsitas, que pueden ser específicas o bien cualquier recipiente válido para uso alimentario; para su transporte utilizaremos una pequeña nevera con un bloque de hielo que permita mantener la cadena de frío.

Antes de iniciar la extracción, previa higiene de manos con agua y jabón, realizaremos un masaje por todos los cuadrantes del pecho, lo que nos servirá como estimulación previa de la glándula. La extracción completa no debe durar más de media hora, alternando cada 5-10 minutos de pecho, si hablamos de un extractor doble (extrae de los dos pechos a la vez), podemos realizar la extracción en 15 minutos aproximadamente.

Por último y como pequeño truco, podemos llevar algún objeto que nos recuerde a nuestro bebé, ver una foto suya… para facilitar la extracción y que sea más efectiva por el aumento de la hormona prolactina.

¿Qué hacer con las tomas de la noche?

Esta pregunta es una de las más preguntadas por las madres, ¿qué pasa si elimino alguna toma nocturna?

Realmente no existe una respuesta verdadera, si no que siempre hay que adaptarse a los deseos de la madre y a cómo se encuentre, ya que, como decíamos, juntar trabajo, crianza y lactancia no es algo simple.

A pesar de ello, las tomas nocturnas tienen muchos beneficios como, por ejemplo:

  • La leche de las tomas nocturnas contiene mayor cantidad de melatonina, prolactina… lo cual nos ayuda a que el bebé duerma más y mejor. Además, los picos de prolactina que se producen en la madre también provocan que su sueño también sea mejor.
  • Las tomas nocturnas aumentan nuestra producción de leche, también por el aumento hormonal de prolactina.

Igualmente, como decíamos anteriormente, debemos valorar cada caso de forma individual y ver las necesidades concretas de esa madre y ese bebé.

¿Consejos generales para las mamás en esta situación?

Para finalizar, nos gustaría lanzar tres mensajes claros y concisos a todas las madres lactantes que estén en esta situación:

  • CONFIA en ti misma y en que conseguirás lo que te propongas
  • Busca INFORMACIÓN y realiza tu PROPIO plan de lactancia
  • APÓYATE en la gente de tu alrededor

Esperamos que te hayan gustado y sobre todo, servido, nuestros consejos.

¡Gracias por visitar nuestro blog!

Ir al contenido